Jonathan Adler se ha convertido en uno de los decoradores referentes del HAPPY CHIC con sus característicos estampados geométricos, su inspiración 50s y 70s,  su mezcla de tejido y colores.

Ya hace tiempo que llamó mi atención, quizás la primera imagen que vi de se decoración  fuese de un salón en tonos azules, con estampados Versace en la alfombra y de picos en las cortinas, sofás años 50s con un tapizado capitoné muy sutil  y lámparas más setentas.

Con el tiempo leí más sobre él y me enteré que empezó como ceramista, dato que me apasiona, quizás porque Picasso también lo hacía y me evoca una imagen de azules, luz, rayas, playa y esparto.